Monday, February 15, 2016

ベッキー Becky: entre la hipocresía y el sexismo :P



Pocas veces los medios no japoneses abordan, desde su particular punto de vista, los entretejes de la cultura Idol. Si no es para tildar de "pornografía infantil" algún video promocional o photobook, lo hacen en defensa de las Idols que, traicionadas por su naturaleza humana, deciden mantener relaciones con miembros del sexo opuesto.

El 19 de enero de 2016, la Corte Distrital de Tokio nos recordó a todos los wota que las Idols tienen el derecho (constitucional) a una vida amorosa. En esa ocasión, el juez Katsuya Hara determinó que los contratos que impiden tener novios a las Idols, "restringen su derecho a buscar la felicidad", y por lo tanto, pueden ser considerados anti-constitucionales. De esta manera, ninguna agencia puede prohibirles a sus representadas tener una relación de pareja, aunque el hombre con el que se relacionen sea una persona casada.

Ese es el argumento central de la nota titulada "Downfall of Japanese TV’s girl next door highlights wider industry sexism" escrita por Justin McCurry para el prestigioso periódico The Guardian. Una nota que, si bien trata de defender los derechos laborales que ha ganado Becky a lo largo de su trayectoria, cae en el simplismo de llamar "sexista" a una industria que fomenta otro tipo de valores.



Tal como han referido numerosos medios japoneses y no japoneses, desde el año 2012, Becky ha sostenido una relación amorosa con Kawatani Enon, quien contrajo nupcias en el verano de 2015. La esposa de Kawatani, al ver que su marido seguía manteniendo una relación con Becky, decidió hacer públicas las fotografías y los mensajes telefónicos que los involucraban sentimentalmente, con el objetivo de crear un escándalo mediático, y presionar a su marido a terminar la relación con la presentadora de televisión.



La primera tanda de evidencias fue publicada, el día 7 de enero, en la revista Shukan Bunsho. En dicha publicación, se pueden ver a Becky y a Kawatani en un cuarto de hotel de la ciudad de Nagasaki, la noche del 24 de diciembre de 2015. Se presume que pasaron tres noches juntos. Se presume, también, que mantuvieron relaciones sexuales.



De manera inmediata, el 6 de enero de 2015, Sun Music Production, la agencia que representa a Becky, convocó a una conferencia de prensa donde la conductora de televisión mintió al afirmar que Kawatani y ella eran "sólo amigos" 「ただお付き合いということはなく友人関係であることは間違いありません」 y que se encontraba muy apenada por todo lo que había sucedido.



De manera inmediata, los internautas japoneses se dieron cuenta de que la disculpa de Becky no había sido sincera, y rumoraron que el acto de constricción había sido promovido por su agencia como una estrategia de control de daños tras el escándalo sucitado por Shukan Bunsho.



Cabe aclarar que, como la mayoría de las compañías que representan a los tarento japoneses, la agencia de Becky recibe un porcentaje económico por cada contrato que ella firma. Por lo tanto, a Sun Music Production no le convenía que su representada dejara de trabajar en las diversas campañas de publicidad y en los diversos programas de televisión en los que lo hacía.



Sin embargo, todo el teatrito se vino abajo, el 22 de enero de 2015, cuando Shukan Bunsho publicó una segunda tanda de mensajes entre Becky y Kawatani, donde se burlaban abiertamente del escándalo mediático, y proseguían con la discusión del futuro de su relación:



Desde mi perspectiva, el error principal que cometió la actriz y conductora de televisión fue establecer una relación con un hombre casado. Si bien tiene todo el derecho de buscar "su felicidad", Becky menospreció las leyes japonesas que castigan, desde hace varios siglos, duramente el adulterio.



Tal como algunas personas mayores entrevistadas en este programa de televisión han opinado, Becky sabía perfectamente que Kawatani era un hombre casado mucho antes de iniciar su relación sentimental con él. En ello, radica su falta. Pese a su estatus de Idol, Becky no tuvo cuidado en su proceder. No pensó en las consecuencias.



Las encuestas que se han realizado sobre el tema muestran que tanto mujeres como hombres japoneses consideran que Kawatani "tuvo la culpa" del affaire. Pero, omiten reflexionar en la conducta hipócrita y burlona que la conductora de televisión ha tenido durante todo este tiempo.



En vez de salir frente a los medios y ser honesta respecto a su relación con Kawatani, Becky ha preferido mentir. Además de ello, prefirió ser sarcástica, dando gracias a Shukan Bunsho por la cobertura de la infidelidad de Kawatani, acuñando la famosa frase "Sentence spring".



Entre los fans del género Idol, siempre queda la pregunta: ¿por qué a los Idols masculinos no se les sanciona como a las mujeres cuando ellos incurren en un escándalo amoroso?



La respuesta es muy simple. Al igual que cuando se sucitaron los escándalos de Yaguchi Mari o Kago Ai, integrantes de Morning Musume y Mini-Moni, Becky rompió la imagen tierna e inocente que la hacía ser un modelo a seguir para los niños.



En Japón, donde los padres de familia buscan los mejores modelos para sus hijos, cualquier actriz, conductora o cantante que tenga muestras de inmoralidad es terminantemente rechazada. Esto hace que el mundo del entretenimiento japonés se vuelva puritano, más que sexista. Los medios japoneses consideran que sus espectadores adultos son como niños grandes, y deciden arbitrariamente qué es lo mejor para ellos, sin preguntarles, y sin tomar en cuenta su opinión.



El mundo Idol, por sí mismo, es un ambiente en donde los rasgos de género se exageran y se estereotipan. Esto hace que la mayoría de los discursos provenientes de este mundo sean sexistas. Las tarento, al igual que las Idols femeninas, están obligadas a seguir dichos valores. Deben conservar una imagen, la cual no solo tiene que ver con su maquillaje y su forma de vestir, sino con su comportamiento. Así, me parece un tanto ridículo rasgarse las vestiduras porque se sanciona (laboral y económicamente) a una mujer que ha roto tanto la imagen como los valores del producto que pretendía vender.



Saludos.

No comments:

Hello! Wota is written by Christian Hernandez. Licentiate in Latin American Literature and Master in Psychology by the Autonomous University of Mexico State. Graduate student from the Master of Asian and African Studies, speciality Japan, by El Colegio de México. Former scholarship holder from The Japan Fundation in Mexico and the Japan Student Services Organization. Check out my blog. Follow me in FaceBook or add me to your friends in mixi.